LA ILUMINACION PARA INCITAR A COMPRAR

La iluminación en un local comercial es muy importante para separar espacios y destacar articulos determinados, influyendo de manera decisiva en la percepción sensorial del consumidor en la compra.

Hay numerosas pautas a la hora de crear un ambiente acertado mediante la luz. El problema fundamental en una tienda de bolsos es que cada uno tiene una forma, un tamaño, un diseño y un color diferentes, generando un desorden en la visión que percibe el cliente. En este se propone utilizar diferentes tipos de luces para engañar a los ojos del cliente, para evitar que se fije en ese desorden. Foseados con luces indirectas, lamparas en el techo, focos en las paredes, luces de colores, mostrador retroiluminado, elementos decorativos con luz en las paredes…son las diferentes opciones propuestas.
Hay que potenciar los artículos más interesantes con luces directas sobre ellos. La diferente intensidad de las luces nos permiten guiar al cliente, incluso marcarle un recorrido visual, destacando con golpes de luz ciertos productos ubicados en zonas donde queremos que se acerque el cliente. El color de las luces es importante, debiendo estar en armonía con el resto de la decoración y con el ambiente que queremos crear.

Es importante saber que el tratamiento y la ubicación de la luz debe facilitar al cliente el proceso de compra. Este es el fin de la iluminación. Por otro lado no debemos dejar en sombra los probadores o la caja. Es imprescindible su correcta iluminación ya que simplifica el recorrido del cliente hacia el fin ultimo de nuestro propósito, la compra de nuestra mercancía.

Los comentarios están cerrados.