EL RECIBIDOR Y SU IMPORTANCIA

Muchas veces no damos la importancia que merece la entrada a nuestra vivienda. Pero hay que tener en cuenta que la entrada influye en la impresión que se lleven los invitados de nuestro hogar, ya que es donde les recibimos y donde les despedimos.

Aplicando unas normas sencillas se puede conseguir una entrada como se merece nuestro hogar. Se deben quitar muebles con gran impacto visual, para que el ambiente respire mejor. Los colores de los recibidores no deben ser demasiado vivos, ni utilizar lámparas antiguas, cuadros u objetos personales; la atención se debe fijar desde el primer segundo en el inmueble, no en las cosas que hay. Colores neutros y una iluminación adecuada pueden hacer de nuestra entrada un lugar agradable y acogedor.
Generalmente las entradas no suelen disponer de luz natural y son espacios oscuros. El principal problema a tratar es éste. Convertir dicho espacio en un lugar luminoso, elegante, incluso minimalista. Para ello la mejor solución es pintar las paredes de blanco o tonos claros. El blanco combina con cualquier color y sobre todo con la madera. Es imprescindible también colocar un espejo para ampliar el espacio visualmente.
En este proyecto se propone también la utilización de puertas correderas de vidrio traslucido mateado. Son mas ligeras y se pueden esconder en los tabiques ampliando el espacio de la entrada.
Algún tipo de decoracion minimalista ayuda a conseguir lo que pretendemos en la entrada de nuestro hogar.

No hay comentarios

Agregar comentario